El EPR

full-370x270EPR.jpg

El Ejército Popular Revolucionario (EPR) es un grupo guerrillero que forma parte del Partido Democrático Popular Revolucionario (PDPR). El EPR inició en 1994 a partir de la fusión del Partido Revolucionario Obrero Clandestino Unión del Pueblo (PROCUP) fundado en 1978 y el grupo guerrillero Partido de los Pobres.

La ideología del EPR está basada en un sistema socialista y el interés de instaurar el comunismo en México, con especial atención en las comunidades campesinas y los pueblos indígenas. Pugnan por la nacionalización de los medios de comunicación, la soberanía nacional contra el “imperialismo” norteamericano y el desconocimiento de la deuda externa. El EPR ha declarado que sus actividades se realizan como una “autodefensa armada” contra las autoridades.

Su principal área de operación es en los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas pero a partir de las elecciones presidenciales del 2006, han extendido su alcance y repercusión sobre la capital del país y otras regiones.

El julio del 2007, el EPR se adjudicó la responsabilidad de las explosiones que dañaron los oleoductos de Petróleos Mexicanos (PEMEX) en Guanajuato y Querétaro. En un comunicado, declaró que estos actos son parte de “una campaña nacional de hostigamiento contra los intereses de la oligarquía y este gobierno ilegítimo” (en referencia a la Presidencia de Felipe Calderón). A través de estos atentados, el EPR pretende exigir la liberación de miembros de su agrupación que se encuentran presos y/o desaparecidos. En septiembre de 2007 volvieron a detonar explosivos sobre oleoductos de PEMEX en Veracruz y Tlaxcala. Estas explosiones también ocurrieron para exigir el regreso con vida de sus camaradas, denunciando que se encuentran detenidos en cárceles clandestinas.

Uno de sus operativos sucedió en noviembre de 2006, cuando hicieron estallar tres artefactos ante las instalaciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y una sucursal bancaria en la Ciudad de México. Nadie murió en estas explosiones.

El Presidente Felipe Calderón respondió a estos ataques con el despliegue de 5,000 soldados especiales para resguardar los oleoductos; sin embargo, será difícil proteger todos los 60,000 kilómetros de oleoductos que existen.

El Centro de Investigación y Seguridad Nacional ha reportado que el Presidente de Venezuela Hugo Chávez podría estar apoyando al EPR con materiales, armamento y entrenamiento.

Artículo Producido por el Equipo Editorial Explorando México.
Copyright Explorando México, Todos los Derechos Reservados.
Foto: Sitio Oficial