El Gobierno de Vicente Fox, ex-Presidente de México

full-vicente%20fox1.jpg

Sin lugar a dudas este político es todo un personaje: Nadie olvidará sus ocurrencias, los rumores acerca de su familia política, sus botas, etc. Pero se le recuerda aún más por ser el primer presidente que venía de un partido político diferente al PRI, es decir el primero en llegar alternando (y alterando) la base del poder a la que ya muchos estaban acostumbrados. Así que en este artículo nos enfocaremos a lo realmente importante, a sus logros como mandatario, así como a sus fracasos y aquellos eventos relevantes que sucedieron durante su período presidencial.

Una de sus promesas de campaña decía que a cada mexicano se le daría un “vocho” (carro Volswagen) y un “changarro” (negocio pequeño). También decía que él podría resolver el conflicto armado en Chiapas en 15 minutos además de otras metas irrealistas. Esto, y más que nada el hecho de que atribuimos casi todos nuestros males como país al continuo régimen del PRI, hizo que muchos creyéramos que se daría un cambio de la noche a la mañana. Además fue uno de los primeros políticos mexicanos en utilizar el Internet como medio de difusión de sus actividades y planes de campaña. Así, Vicente Fox Quesada llegó al poder con el índice de popularidad más alto de la historia en comparación con los otros presidentes.


Sus aciertos

En noviembre del 2001 se crea la AFI (Agencia Federal de Investigación) por decreto presidencial. Ésta tenía como función combatir delitos federales como el secuestro, el tráfico de drogas, delincuencia organizada y otros. Dicha institución formaba parte de la PGR. El personal de esta agencia se encontraba capacitado y su papel fue importante hasta que desapareció en el 2008 pues no concordaba con la actual forma de combate al crimen.

También instauró la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental. La idea principal de esta ley era que cualquier ciudadano pudiera conocer cómo y en qué invierte el Gobierno Federal. Para esto se creó el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAE). Tanto la instauración de la ley como la creación del instituto fueron prácticamente al mismo tiempo, pues el congreso entonces estaba formado principalmente por elementos de su partido, el PAN. Estos cambios se dieron en el año 2002 y cabe señalar que el mismo IFAE no cuenta con los datos de todos los gastos de su gobierno.

Sin lugar a dudas Vicente Fox ha sido el mandatario que más ha insistido en “tratar” de lograr un acuerdo migratorio con los Estados Unidos, y aprovechó sus varios encuentros con el entonces Presidente George W. Bush para intentar alcanzar este acuerdo. Obviamente no logró esta meta, en gran medida por el ataque terrorista del 11 de septiembre y el reforzamiento de seguridad de E.U., pero a riesgo de sonar defensivo, el intento lo hizo.

Curiosamente durante su gobierno se dio uno de los mayores crecimientos económicos de México y la inflación fue controlada a menos del 3.5%, algo no visto desde los años 60.

Por último un error-acierto: Vicente Fox tuvo el suficiente “valor” para decirle a los Estados Unidos que no estaba de acuerdo en la invasión a Irak, negándose a colaborar en modo alguno con la guerra; algo que pocos países harían. Aunque en el momento fue sorpresivo, en la actualidad hay muy pocos que todavía creen en la justicia de este conflicto bélico.


Sus errores

En el rubro de política exterior, las equivocaciones y sobre todo la ingenua forma de actuar del mandatario pusieron tensión (en más de una ocasión) en las relaciones con otros países. Basta recordar que cuando mantenía una conversación “privada” con Fidel Castro le dijo “comes y te vas”, pues temía a las consecuencias de que se encontraran Fidel y Bush en la Cumbre de las Naciones Unidas. Además, con sus actos, fomentó un alejamiento con el resto de América Latina (en 2005 tras una crítica a Paraguay, Argentina y Uruguay por rehusarse a crear un área de libre comercio).

A Fox se le acusó de debilidad en el caso de “Los Macheteros de San Salvador Atenco”, pues se había comprometido a mejorar la infraestructura en transportes y para ello era necesaria la creación de un aeropuerto nuevo, porque así se ayudaría al ya saturado Aeropuerto Benito Juárez en la ciudad de México. Tras obtener los resultados de diversos estudios para escoger la mejor opción, se optó por los terrenos del Lago de Texcoco. Se expropiarían entonces 4,550 hectáreas para la construcción del lugar, sin embargo los campesinos del lugar se opusieron y realizaron marchas (con instrumentos de labranza en mano) aparte de demandas legales contra el gobierno al no estar dispuestos a lo que consideraban un despojo. Cuando el conflicto se intensificó, la Presidencia de la República decidió cancelar el proyecto sin una negociación apropiada, lo que provocó el retraso en los transportes del país.

La Biblioteca José Vasconcelos, bautizada por la prensa como la "Megabiblioteca", es considerada la mayor inversión en infraestructura de la administración Fox. Está ubicada a una cuadra de la ex-Estación de Trenes Buenavista, de la colonia Buenavista, en la ciudad de México. La biblioteca tiene una superficie aproximada de 38,000 metros cuadrados y tuvo un costo inicial previsto de 954 millones de pesos. El Presidente Fox inauguró la biblioteca el 16 de mayo del 2006 donde declaró que era una de las más avanzadas construcciones del siglo 21. Curiosamente, la biblioteca tuvo que ser cerrada en marzo de 2007 debido a defectos de construcción, los cuales se reflejaron en serias filtraciones de humedad, falta de agua en los sanitarios, y otras fallas. El Auditor Superior de la Federación detectó 36 irregularidades en su construcción y expidió 13 mociones de responsabilidad a servidores públicos del gobierno federal. Entre las irregularidades detectadas se documentó el extravío de bloques de mármol, a un costo de 15 millones de pesos.

Si bien es cierto que el gobierno de Vicente Fox dejó a muchos mexicanos satisfechos, a la mayoría los dejó desencantados pues no hubo los avances significativos que se esperaban del primer mandatario elegido por voluntad popular y no por el llamado “dedazo”. Además, esta desilusión al final de su sexenio era visible en él mismo, quien prácticamente dijo: yo ya me voy y ahí se quedan.


Artículo Producido por el Equipo Editorial de "Explorando México".
Copyright Explorando México, Todos los Derechos Reservados.